Los dos capitanes del senior masculino y las dos capitanas del senior femenino continuarán vistiendo la elástica azul durante la temporada 2020-2021.

El Real Oviedo Rugby, en su apuesta por la continuidad de sus bloques senior masculino y femenino, ha alcanzado un acuerdo con los capitanes de ambos conjuntos para la temporada 2020-2021. Fon, Morán, Kolo y Mayra seguirán vistiendo la camiseta del XV del Oso, al menos, una temporada más.

Arturo Mendez, presidente del club, ha querido valorar de manera muy positiva la continuidad de cuatro jugadores que ya forman parte de la historia del club. «Es una noticia muy buena que nuestra gente siga en este proyecto».

Del mismo modo, ha querido valorar el inmenso trabajo que se está llevando en estos momentos desde la junta directiva para tratar de disminuir la incertidumbre que vive el deporte en estos momentos. «Es un momento algo incierto, aún no sabemos en que categoría vamos a competir. Aún así hay cuestiones del día a día que debemos tratar como club y debemos de hacerlo con el mayor rigor posible».

Por último ha querido hacer mención a la gran importancia que tendrá el apoyo de las instituciones a un deporte como el rugby. «Tanto el rugby como toda la sociedad va a necesitar del apoyo de las instituciones. Somos un deporte minoritario y vamos a necesitar ese apoyo. De momento las visitas que hemos hecho a las instituciones han ido en el buen camino y esperamos su apoyo».

Tras las palabras del presidente los cuatro protagonistas pasaron a escena para hacer un balance de la temporada de la que Kolo y Mayra dicen haber sacado buenas lecciones. «Tuvimos entrenador nuevo y cumplimos con el objetivo que fijamos» apuntaba Mayra.

Kolo también quiso destacar la importancia de haber crecido dentro del vestuario ya que, esta temporada, ha aumentado el número de fichas. «Ahora somos 28 chicas jugando, el año pasado quedamos en el puesto once y este año hemos quedado cuartas. Ha sido un año muy bueno para el equipo femenino».

Ambas han coincidido en que ese salto a nivel de jugadoras también se ha trasladado al ámbito regional. «Este año ha crecido mucho el número de equipos, somos muchas chicas jugando al rugby, el rugby femenino empieza fuerte. Cada vez tenemos mas niñas en la escuela, es importante tener cantera y que ellas vayan subiendo».

Por su parte los capitanes del senior masculino, quienes consumaron su descenso a la regional, no han querido dejar pasar la oportunidad para apelar a un nuevo ascenso esta temporada. «Cuando se desciende el objetivo al año siguiente tiene que ser ascender. Ha sido una temporada dura, entrenábamos bien y luego no han salido las cosas» afirmó Fon.

También Morán quiso remarcar la importancia de conseguir un nuevo ascenso que devuelva al club a la División de Honor «B». «Hemos tenido un pequeño tropezón, tenemos la responsabilidad de devolver al club a donde tantos años ha estado, el año que viene con un gran esfuerzo de todos debemos volver a donde estábamos».

Ambos han coincidido en la dificultad de mantener la forma estos días pese a sus intentos por hacer ejercicio en casa. «Compré unas pesas y una colchoneta para hacer abdominales. Ves vídeos en Youtube y un poco haces lo que puedes» señaló Fon.

Por su parte Morán si se encontraba mejor equipado y pudo pasar una cuarentena mas amena. «Tengo una maquina de remo en casa y una bici estática. En mi caso creo que en ese sentido me he podido cuidar mejor estos días».

El Real Oviedo Rugby recuerda que ya están a la venta las mascarillas del club que servirán para financiar el nuevo vestuario. Estas pueden adquirirse en JG suplementación.

Un peleado empate (17-17) en el enfrentamiento Cowper- Oviedo pone fin a la fase regular de la liga .

Un grupo de chicas azules entró el domingo en el campo de San Lázaro a enfrentarse con el Cowper.

En la primera parte las locales dominaron el marcador, ante un Oviedo esforzándose por mantener las costuras del patchwork de su alineación. Ausencias en puestos clave obligaron a las jugadoras visitantes a un esfuerzo adicional por adaptarse a posiciones no habituales, lo que afectó a su concentración y rendimiento.

A pesar de los balones ganados en las fases estáticas, el Cowper no logró aprovechar su ventaja y el marcador se mantuvo en 17-5 hasta el final de la primera parte. Un gran trabajo defensivo de las ovetenses impidió que la diferencia fuera más amplia.

Algo que marca la madurez de un grupo es su capacidad de reconocer errores y corregir su rumbo, y eso ocurrió en el tiempo de descanso. En la segunda parte el juego perteneció a las Guerreras. Melé más resistente, pases más certeros y de nuevo ese juego de pie al que aún nos estamos acostumbrando impidió que las chicas del Cowper volvieran a puntuar y llevo al Oviedo hasta un merecido empate.

Un equipo de mujeres azules salió el domingo después de enfrentarse al Cowper, unas mujeres que nunca se rinden.

El domingo nuestro Femenino se enfrenta con las chicas del Gijón Rugby club en las fases finales de la liga regular.

Atrás han quedado los tiempos en los que el Oviedo era un novato en la liga, en los que sus objetivos se centraban en iniciarse en el mundo de la competición y aprender a través del juego con equipos más experimentados.

El tiempo ha aportado madurez, el conocimiento serenidad y el trabajo realizado entrenamiento a entrenamiento han convertido a las chicas del Oviedo en un rival a tener en cuenta.

Nuestro Femenino saldrá al campo con una interesante convocatoria, conjugando la veteranía con las nuevas y prometedoras incorporaciones.

A las 12 de la mañana el campo del Naranco vuelve a ser escenario de un partido que promete intensidad, duros golpes y buenas jugadas. Ni la esperada lluvia frenará las ganas de victoria de las Guerreras, mostrando que la limpia y pura competición forma parte del adn del Real Oviedo.