Un peleado empate (17-17) en el enfrentamiento Cowper- Oviedo pone fin a la fase regular de la liga .

Un grupo de chicas azules entró el domingo en el campo de San Lázaro a enfrentarse con el Cowper.

En la primera parte las locales dominaron el marcador, ante un Oviedo esforzándose por mantener las costuras del patchwork de su alineación. Ausencias en puestos clave obligaron a las jugadoras visitantes a un esfuerzo adicional por adaptarse a posiciones no habituales, lo que afectó a su concentración y rendimiento.

A pesar de los balones ganados en las fases estáticas, el Cowper no logró aprovechar su ventaja y el marcador se mantuvo en 17-5 hasta el final de la primera parte. Un gran trabajo defensivo de las ovetenses impidió que la diferencia fuera más amplia.

Algo que marca la madurez de un grupo es su capacidad de reconocer errores y corregir su rumbo, y eso ocurrió en el tiempo de descanso. En la segunda parte el juego perteneció a las Guerreras. Melé más resistente, pases más certeros y de nuevo ese juego de pie al que aún nos estamos acostumbrando impidió que las chicas del Cowper volvieran a puntuar y llevo al Oviedo hasta un merecido empate.

Un equipo de mujeres azules salió el domingo después de enfrentarse al Cowper, unas mujeres que nunca se rinden.

El Real Oviedo Rugby Femenino sufrió una derrota ante el Gijón Rugby Club (15-27) que las emplaza a un nuevo enfrentamiento en semifinales.

El partido comenzó para el Oviedo cumpliendo un funesto hábito: recibiendo un ensayo en los primeros minutos. Pero esta vez el equipo reaccionó con rapidez y eficacia, logrando dos ensayos con los que se puso por delante en el tanteo, llegando al fin de la primera parte con un parcial de 10 a 07.

Una melé fuerte, fases contundentes de delantera y buena comunicación entre las hermanas 9 y 10 metieron el balón en campo contrario gran parte del tiempo. Las tres cuartos no tuvieron tanta facilidad para mantener vivo el balón por las intervenciones defensivas del Gijon, pero la incorporación del juego de pie representó un gran avance en las capacidades del equipo y la limpieza de varios balones peligrosos en 22.

En la segunda parte el juego de linea del Gijón encontró hueco suficiente en la defensa local para darle la vuelta al marcador, resistiendo las Guerreras en un apretado 15-22 en el minuto 69. El Oviedo no bajó la guardia hasta el final, si bien el físico jugo en contra y las gijonesas aprovecharon para distanciarse en el 15-27 final.

Pero en ocasiones los resultados no se miden por los números del marcador. 4 es el puesto en la clasificación alcanzado, el mejor desde que las azules juegan en la competición; 28 el numero de fichas alcanzadas, un crecimiento que garantiza futuro; 7 los bonus ofensivos y 2 los defensivos, superando las propias expectativas y mostrando que entrenar siempre genera resultados; y 1 la familia creada, el corazón de toda victoria y motor del equipo.

Las Guerreras continuarán compitiendo y generando números, no todos en el marcador pero todos igual de importantes.

El domingo nuestro Femenino se enfrenta con las chicas del Gijón Rugby club en las fases finales de la liga regular.

Atrás han quedado los tiempos en los que el Oviedo era un novato en la liga, en los que sus objetivos se centraban en iniciarse en el mundo de la competición y aprender a través del juego con equipos más experimentados.

El tiempo ha aportado madurez, el conocimiento serenidad y el trabajo realizado entrenamiento a entrenamiento han convertido a las chicas del Oviedo en un rival a tener en cuenta.

Nuestro Femenino saldrá al campo con una interesante convocatoria, conjugando la veteranía con las nuevas y prometedoras incorporaciones.

A las 12 de la mañana el campo del Naranco vuelve a ser escenario de un partido que promete intensidad, duros golpes y buenas jugadas. Ni la esperada lluvia frenará las ganas de victoria de las Guerreras, mostrando que la limpia y pura competición forma parte del adn del Real Oviedo.