El arquitecto del rugby Ovetense

Nicolás Arganza, que nos ha dejado hoy, fue el primer internacional del rugby asturiano y llegó a ser nueve veces internacional con el ‘XV del León’ y fue uno de los grandes impulsores de esta disciplina en Oviedo.

Nacido en Tineo en 1932, Arganza siempre tuvo claro que quería ser arquitecto. Así que, tras finalizar el Bachiller, se trasladó a Madrid para cursar los estudios. Ya en la capital española descubrió el rugby con el equipo de Arquitectura. «No lo debí de hacer mal porque al domingo siguiente me dijeron que tenía que volver a jugar», recuerda. Con su equipo logró el Campeonato Universitario Nacional en varias ocasiones antes de incorporarse, posteriormente al SEU y al recién creado Atlético de Madrid, con el que se proclamó campeón de España.
Su buen hacer lo llevó a ser el primer internacional asturiano, pese a llevar solamente un año jugando al rugby. Primero, con la Selección Castellana y, posteriormente, con la Selección Española, con la que compitió en Francia, Alemania, Bélgica y Portugal.
A su regreso a Oviedo en el año 1959, ya con la carrera finalizada, siguió muy ligado al deporte del oval. La Selección Española de rugby perdía a uno de sus jugadores con mayor proyección y Asturias ganaba un gran arquitecto -fue autor del diseño de edificios como el del Colegio de Meres, Las Teresianas y la sede asturiana del Banco de España, entre otros-, aunque siguiera amando y disfrutando de este deporte.
En Asturias no dudó en ayudar a crecer a los dos clubes que surgieron en la ciudad por aquel entonces: el CAU y, posteriormente, el equipo de Económicas, fundado por el propio Arganza y nacido como una escisión del primero debido a un excedente de jugadores. Dos conjuntos que con el paso de los años, en 1983, volvieron a unir sus caminos para ver nacer al Oviedo Rugby Club, del que fue presidente y también entrenador, y por sus manos pasaron la gran mayoría de los grandes jugadores de la época.
Esta pasión por el rugby también la supo transmitir a sus hijos. Rafa, Nacho, Nico y Miguel Arganza siguieron la estela de su padre con el balón oval y todos ellos llegaron a jugar en el ‘XV del Oso’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .